Economía Social

Principios de la Economía Social


Los principios de las entidades de economía social se califican en la ley 5/2011, de 29 de marzo, de Economía Social, exponiendo:


  • En primer lugar, se establece el principio de anteponer las personas y el fin social sobre el capital. Esto se llevaría a cabo gracias a una gestión autónoma, transparente, democrática y participativa.
  • El segundo principio va asociado a aplicar los resultados obtenidos fruto del trabajo aportado y servicio o actividad llevado a cabo por los miembros de dichas entidades sociales.
  • En el tercer punto se incide en la importancia de la “promoción de la solidaridad interna y con la sociedad que favorezca el compromiso con el desarrollo local, la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, la cohesión social, la inserción de personas en riesgo de exclusión social, la generación de empleo estable y de calidad, la conciliación de la vida personal, familiar y laboral y la sostenibilidad”.


Por tanto, el objetivo principal de la economía social es mejorar la calidad de vida de la sociedad en su conjunto. La economía social o solidaria plantea abiertamente la transformación social a partir de la actividad económica, como comenta Pablo Sánchez, de Roots for Sustainability, en una entrevista para ethic.es: “Se trata de liderar un movimiento global de personas que usan los negocios como una fuerza para el bien, lo que se conoce como bussiness as a force for good. A través de su voz colectiva, un día todas las compañías competirán por ser las mejores para el mundo en lugar de las mejores del mundo, y la sociedad disfrutará de una prosperidad más compartida y duradera para todos». A lo que añade: “No contratamos personas para cocinar bizcochos, sino que cocinamos bizcochos para contratar a personas”. Esa es la clave de este movimiento.